6 CONSEJOS PARA EL CUIDADO Y PEINADO DEL CABELLO DAÑADO

Cuando cambiamos de estación al otoño, el cabello dañado siente la transición también. Después del verano se acaba la exposición más dura del sol, los excesos de largos días en la playa, las tardes en la piscina y la vida permanentemente al aire libre, factores que puede dañar el cabello. Sin embargo, el inicio del otoño también trae nuevos posibles efectos perjudiciales para el cabello: el clima frío, el viento y la lluvia, el efecto de los radiadores… No te preocupes. Los profesionales de Matrix están aquí para darle a tu cabello dañado la viveza que necesita, ¡no importa la época del año!

1. Responde a los efectos que los cambios climáticos provocan a tu cabello dañado

El pelo es sensible a los niveles de humedad en el aire, por lo que durante los tiempos de humedad, el cabello es menos flexible y más propenso a la rotura. Menos humedad también hace el pelo dañado más susceptible al encrespamiento. Combate esto mediante el uso de un champú y un acondicionador hidratante, seguido de productos de peinado protectores.

2. Lavar menos frecuentemente puede ayudar a reparar el pelo dañado

El champú frecuente puede eliminar los aceites naturales y hacer que el cabello dañado parezca aburrido. Cuanto menos se lave el cabello, más brillante puede parecer. Trata de no usar champú más de dos o tres veces a la semana. Otra idea: alternativamente en cada ducha, omite el champú y usa sólo acondicionador.

 3. Maneja el cabello mojado dañado con cuidado cuando esté húmedo

Cuando uses champú, recuerda que el pelo se hincha cuando está mojado. Los mechones recién lavados son especialmente sensibles y necesitan ser manejados con cuidado. Después del champú, no frotes el cabello dañado vigorosamente con la toalla. Para mantener el cabello sano, es mejor cubrirlo con la toalla a modo de turbante. A continuación, aplica suavemente un acondicionador sin aclarado, repartiendo con los dedos y peinando después con un peine de dientes anchos, dejando que penetre en las raíces.

4. Prueba el enjuague en frío para el cabello dañado

Enjuaga tu cabello dañado con el agua tan fría como puedas al final de la ducha. Es una buena manera de combatir los efectos del cabello dañado y conseguir un acabado brillante y saludable. El agua caliente es más relajante, pero crea una superficie más rugosa, levantando la cutícula del pelo.

5. Cortar o sanear las puntas puede ayudarte a restaurar tu cabello dañado

Decidirse por un look corto es la forma más rápida de restaurar el cabello dañado y darle un nuevo comienzo fresco y saludable. Pero si no estás por la labor, un recorte para sanear cada cuatro o seis semanas es la regla de oro para una melena corta y estilizada, mientras que el pelo más largo puede aguantar de seis a ocho semanas.

6. Reduce el uso del secador

Dejar el pelo dañado secarse al aire es lo mejor, pero si el tiempo no te permite tal lujo, ajusta tu secador a plena corriente de aire, pero nunca más alto que la temperatura media. Esto disminuye el efecto de sequedad en el cabello al mínimo. Para añadir cuerpo al cabello secado al aire, utiliza una espuma ligera o un gel de peinado mientras que el cabello dañado está aún húmedo. Luego frota el pelo suavemente con los dedos mientras se seca.

avatar image

Tienda online especializada en productos de peluquería y cuidado del cabello. Somos distribuidores oficiales de Matrix.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *